El agua de Copacabana, en Rio de Janeiro, totalmente contaminada

El agua de Copacabana, en Rio de Janeiro, totalmente contaminada

La información más reciente del gobierno brasileño sobre contaminación en las aguas de Río de Janeiro revela que el agua cerca de la zona donde habrá una prueba del triatlón este fin de semana “no es apta” para nadar.

La advertencia, basada en los niveles de bacterias fecales, está disponible en el portal de internet de la agencia ambiental de Río de Janeiro.

El análisis más reciente de nivel de contaminación en la playa Copacabana es de una muestra del pasado lunes 27 de julio. Una competencia clasificatoria a los Juegos Olímpicos y un paratriatlón comienzan el sábado 1 de agosto, y varios atletas estaban en el agua este viernes por la mañana.

La agencia ambiental de Río no respondió a solicitudes para que explique si realizaron más análisis esta semana, o si los organizadores de las pruebas fueron notificados sobre la advertencia.

The Associated Press publicó el jueves los resultados de una investigación de cinco meses sobre la calidad del agua en Río. La investigación reveló que el agua en las sedes olímpicas está contaminada con altos niveles de virus y bacterias.

El estudio de la AP demostró que el lugar donde los atletas entraban al agua el viernes en Copacabana tenía un nivel mínimo de sobre dos millones de adenovirus humano por litro, o 2.000 veces el nivel que expertos en Estados Unidos considerarían alarmante si fuese detectado en playas de Estados Unidos o Europa.

El adenovirus humano se multiplica en los tractos intestinales y respiratorios de las personas. Son los virus que ocasionan enfermedades respiratorias y estomacales, incluyendo diarrea explosiva y vómitos, pero también pueden provocar otras enfermedades más graves del corazón y el cerebro.

El gobierno estatal de Río y la agencia ambiental criticaron el jueves el reportaje de AP, alegando que era alarmista e injusto juzgar la calidad del agua en Río basándose en los niveles de virus, cuyos límites no están fijados en la legislación brasileña, estadounidense o de la Unión Europea.

Sin embargo, la zona que fue declarada no apta para bañarse por la agencia ambiental esta semana fue evaluada por sus niveles de bacterias fecales. Ese mismo sector ha sido declarado no apto en al menos ocho ocasiones este año.

Reproducido de una nota en El Universo (Ecuador).